Las uñas de porcelana han sido todo un clásico hasta la llegada de las uñas acrílicas o de gel.

La uña de porcelana se pueden aplicar mediante un molde, colocado en el borde de la uña natural para darle forma o con tips. En cualquiera de los dos casos es que este tipo de uña postiza, se sitúa sobre nuestra uña natural y crece al mismo ritmo.

Su principal ventaja es que ofrece una mayor dureza y resistencia que las de gel.


Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lee y acepta nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted